Las puertas de garaje motorizadas o automáticas nos aportan una gran comodidad en nuestro día a día, por eso la avería de las mismas nos puede provocar un perjuicio igualmente importante.

Éstas no solo son un elemento de acceso y un componente estético en la fachada de nuestra casa, además en muchas ocasiones son el primer acceso al domicilio y un elemento importantísimo de seguridad en cualquier hogar.

En el mercado podemos encontrar varios sistemas de puertas y automatismos para uso residencial o comunitario, con sistema abatible o batiente, así como puertas basculantes o puertas correderas.

Detectar el motivo que causa la avería de la puerta de garaje

En primer lugar, debemos cerciorarnos de que podría estar causando que la puerta no se abra. No es tan complejo. Aunque el tipo de mecanismo de apertura y otras circunstancias son determinantes, podemos resumir los más generalizados en:

  • Problemas de conexión eléctrica en el caso de puertas de garaje automáticas.
  • Acumulación de suciedad por falta de mantenimiento en las puertas de garaje.

AMSA - Mantenimiento de ascensores

Como solucionar la avería

Generalmente, las puertas automáticas cuentan con sistemas que nos posibilitan la apertura del portón en el caso de que haya un corte de suministro eléctrico o se dé el caso de que el motor se haya averiado, por lo que no debe cundir el pánico:

  • Un corte de corriente eléctrica es complicado de prever y poco podemos hacer para evitar que se produzca siempre que la instalación eléctrica esté en buen estado y haya pasado las revisiones reglamentarias. Sin embargo una avería mecánica se puede evitar con un correcto mantenimiento del motor y del resto de elementos que forman la puerta.
  • La mayoría de puertas cuentan con un cable o una cadena conectada al mecanismo de la parte superior que al tirar de él libera los engranajes de la puerta y posibilita que podamos abrir o cerrar la puerta empujando sobre ella.
  • Si el problema es una corredera, ésta llevará junto al motor algún mecanismo que se podrá accionar mediante una llave o clavija que permita liberar el mecanismo de accionamiento.

Pese a estos consejos se hace necesario tener contratado un servicio técnico que realice un mantenimiento preventivo sobre la puerta a fin de evitar cualquier tipo de incidentes y que caso de emergencia o avería puedan dar una respuesta rápida a nuestras necesidades.