/, Puertas de Garaje, Reparación de puertas de garaje/Las averías más frecuentes de las puertas de garaje se pueden evitar

Las averías más frecuentes de las puertas de garaje se pueden evitar

El uso inadecuado de las puertas de garaje automáticas, así como un mantenimiento deficiente y el deterioro propio del paso del tiempo son los causantes más frecuentes de las averías de estos sistemas. Aunque los mecanismos de apertura y cierre están cada vez están más perfeccionados y emplean materiales más eficientes, lo que permite reducir al máximo las averías, las puertas de garaje pueden sufrir deterioros y roturas.

El primer paso para prevenir los problemas más frecuentes de las puertas de garaje (atoramientos, atascos, fallos y averías en el motor, etc.) es efectuar un sencillo mantenimiento, que nos evitará problemas mayores y abultadas facturas de reparación.

Puertas automáticas que no abren

Es un error muy típico y está motivado generalmente por dos causas:

  • Un fallo en el mando con el que abrimos la puerta
  • Un error en el dispositivo receptor de la señal

Es fundamental que no se intente forzar la puerta y accionarla de forma manual, pues podría agravar el problema a solventar. Ambos casos deben ser revisados por alguien experto una vez constatado que la batería del mando, si la lleva, está cargada. 

AMSA Mantenimiento y reparación de puertas de garaje

Falta de engrasado

Las deficiencias en el mantenimiento de la puerta automática y un incorrecto engrase de sus mecanismos pueden hacer que las piezas móviles chirríen. Además, si algún engranaje ha sufrido desplazamientos de los lugares donde deben estar colocados, pueden sonar pequeños golpes o traqueteos. En este caso, se trata de una tarea que podemos realizar nosotros mismos con las indicaciones del instalador. La falta de lubricación es uno de los problemas más frecuentes y derivan en la rotura de las pequeñas piezas que conforman la cadena. Llevando a cabo este pequeño trabajo, evitaremos los problemas relacionados.

Cómo actuar en caso de avería

Aunque cada problema exija una actuación diferente, todas pasan por ponerse en contacto con el instalador de nuestra puerta. Si tenemos contratado un servicio de mantenimiento es muy probable que este incluya un servicio de reparaciones 24 horas, dado que las puertas de garaje son un dispositivo de uso diario intensivo y cuya reparación no puede esperar.

Procura tener a mano el modelo de puerta/motor que te instalaron y que figurará en la factura. Describe con toda la precisión que puedas cuál es el problema a tratar y si has percibido algún uso extraño en los días anteriores y confía en su criterio para la reparación.