¿Por qué se producen los accidentes de ascensor?

Los accidentes de ascensor no son algo que se produzca con frecuencia, al menos en la Comunidad de Madrid. Diversas medidas regulatorias están en vigor para garantizar la seguridad de los usuarios. Sin embargo, siempre existe un pequeño riesgo de que se produzca un accidente. Los periódicos recogían, hace unos días, la noticia de un desprendimiento que se saldó con cuatro personas heridas, todas de una misma familia de Madrid. ¿Qué sucedió?

Se pueden barajar distintas hipótesis. Normalmente se llevan a cabo investigaciones que ayudan a esclarecer las causas de acontecimientos como éste. En cualquier caso, conviene recordar que una buena prevención minimiza el riesgo de que se sufra un accidente.

Accidentes de ascensor en Madrid

Mantenimiento deficiente del ascensor

Un ascensor que no es sometido a un mantenimiento exhaustivo y periódico tiene más riesgos de sufrir una avería o de que se produzca un accidente con eventuales daños a los usuarios del mismo. Durante las labores de mantenimiento, hay que revisar siempre los sistemas de seguridad que previenen los desprendimientos de las cabinas. En condiciones normales, los ascensores están equipados con frenos de emergencia, paracaídas y otros sistemas de seguridad que se activan en caso de que los cables que sostienen la cabina sufran algún fallo o rotura.

Un mantenimiento no profesional

Existen, en el sector de los ascensores, muchas empresas que operan sin ofrecer garantías reales de calidad. Con el único reclamo comercial de un precio más ajustado, visan informes de mantenimiento sin haber realizado las comprobaciones oportunas. Ya sea por falta de honestidad o de conocimiento, esto supone un alto riesgo para aquellas personas o comunidades que contratan este tipo de empresas. Conviene que el servicio de mantenimiento lo preste una empresa con un reconocimiento en el sector y las certificaciones de calidad pertinentes.  El hipotético ahorro puede salir muy caro.

Un uso inadecuado del ascensor

Cada sistema de elevación está diseñado para cumplir una función específica. En los ascensores modernos, es imposible su utilización si se sobrepasa el peso de carga autorizado. Por el contrario, en los ascensores antiguos, que no incorporan una báscula ni inutilizan el sistema en caso de abuso, puede quedar gravemente afectada toda la instalación si suben más personas de las permitidas (o cargas pesadas) y se provoca un sobreesfuerzo de todo el sistema de elevación. El uso inapropiado de un ascensor –especialmente si tiene muchos años de edad– puede terminar en un accidente de mayor o menor gravedad.

Por tanto, conviene recordar que la seguridad empieza por prevenir: modernizar instalaciones, incorporar nuevos sistemas de seguridad, un mantenimiento de calidad y hacer un uso responsable del ascensor.